free hit counter
Publicidad

El Sueño de un Rey

August 26, 2013

Ludwig II de Baviera

Luis II de Baviera (Ludwig Otto Friedrich Wilhelm) (25 agosto 1845 – 13 junio 1886) fue rey de Baviera desde 1864 hasta poco antes de su muerte. A veces se le llama el Rey Swan y der Märchenkönig, El Rey de Cuento de Hadas. Otros títulos que ostentaba eran:Conde Palatino del Rhin, duque de Baviera, Franconia y Suabia.

De_20_jarige_Ludwig_II_in_kroningsmantel_door_Ferdinand_von_Piloty_1865

Ludwig ha sido a veces llamado “Rey Loco”, etiqueta esta promovida por el interés de sus enemigos. Su hermano menor y sucesor, Otto, fue considerado loco,basado en el concepto de locura hereditaria .  Ludwig fue depuesto por razones de incapacidad mental, sin examen médico, por lo que las preguntas sobre el “diagnóstico” médico siguen siendo controvertidas.

A esta controversia hay que agregar las misteriosas circunstancias en que murió, el Rey Ludwig y el médico asignado a él en su cautiverio en el castillo de Berg.  Ambos fueron encontrados muertos en el lago Starnberg, la mañana después del día que Ludwig fue depuesto,en un lugar donde el agua les llegaba a la cintura, el médico con lesiones inexplicables en la cabeza y los hombros, y Ludwig ahogado, siendo un gran y experto nadador y conocedor de la zona.

Una de las frases más citadas de Ludwig era “Quiero seguir siendo un enigma eterno para mí mismo y para los demás.”

Ludwig es  conocido como un excéntrico cuyo legado se entrelaza con la historia del arte y la arquitectura. Encargó la construcción de dos palacios extravagantes y un castillo, siendo el más famoso el de Neuschwanstein, y fue el mecenas devoto del compositor Richard Wagner. El Rey Ludwig es  muy querido e incluso venerado por muchos bávaros hoy, muchos de los cuales cuentan la ironía de su supuesta locura y el hecho de que su legado de  arquitectura y arte, hayan hecho generar a Baviera importantes ingresos por turismo que la han ayudado a hacer de Baviera el estado más rico de Alemania

 

n w

Vida

Infancia y adolescencia

buena - 24 325

Nació en el Palacio de Nymphenburg (hoy situada en las afueras de Munich), era el hijo mayor de Maximiliano II de Baviera (entonces príncipe heredero) y su esposa, la princesa María de Prusia. Sus padres tenían la intención de llamarle Otto, pero su abuelo, Luis I de Baviera, insistió en que su nieto se llamara como el, ya que los dos nacieron el  25 de Agosto, día de San Luis, patrona de Baviera. Tras años mas tarde nació un nuevo hermano al que le pusieron el nombre de Otto.

Al igual que muchos Principes herederos jóvenes, en una época en que los reyes regían la mayor parte de Europa, a Ludwig se le recordaba continuamente  su estatus real. El Rey Maximiliano quería instruir a sus dos hijos sobre la carga de trabajo real desde una edad temprana. Ludwig fue extremada y severamente controlado por sus tutores sometiéndole a un estricto régimen de estudio y de ejercicio físico  Hay algunos que apuntan a estas tensiones de crecer en una familia real como las causas de gran parte de su extraño comportamiento en la edad adulta. Ludwig no estaba cerca de sus padres.Algunos consejeros del rey Maximiliano le habían sugerido que en sus paseos diarios, a veces, debería ir acompañada de su futuro sucesor. El rey respondió: “Pero ¿qué voy a decirle? Después de todo, mi hijo tiene ningún interés en lo que otros le dicen. Posteriormente, Ludwig se referiría a su madre como” consorte de mi predecesor “. Estaba mucho más cerca de su abuelo, el depuesto y notorio rey Luis I, que provenía de una familia de excéntricos.

 

buena -10 325Los años de la infancia de Luis tuvieron momentos felices. Vivió la mayor parte del tiempo en el castillo de Hohenschwangau, un castillo de fantasía que su padre había construido cerca de la Schwansee (Swan Lake), cerca de Füssen. Su decoración era de estilo neo gótico con muchos frescos que representaban las sagas heroicas alemanas. La familia también visitaban frecuentemente el lago Starnberg.

Como adolescente, Ludwig establecio  una estrecha amistad con su ayudante de campo, el príncipe Paul, miembro de la acaudalada familiaThurn und Taxis de Baviera . Los dos jóvenes cabalgaban juntos, leían  poesía en voz alta, y protagonizaban escenas de las óperas románticas de Richard Wagner. La amistad terminó cuando Paul se comprometió en 1866.

Durante su juventud Ludwig también inició una larga amistad con su prima, la duquesa Elisabeth de Baviera, después Emperatriz de Austria, “Sissi” ,los dos amaban la naturaleza y la poesía; Elisabeth llamaba a Ludwig “Aguila”y el la llamaba ” Paloma”.
Reinado prematuro
El príncipe heredero Ludwig acababa de cumplir 18 años cuando su padre murió después de una enfermedad de tres días, y él subió al trono de Baviera. A pesar de que no estaba preparado para el cargo, su juventud y su buena apariencia le hicieron muy popular en Baviera y en otros lugares.
 
Uno de los primeros actos de su reinado, pocas semanas después de su ascensión al trono, fue convocar al compositor Richard Wagner a su corte de Munich. Wagner tenia una notoria reputación de revolucionario y  mujeriego y estaba constantemente perseguido por los acreedores.
 
Ludwig había admirado a Wagner desde que vió por primera vez su ópera Lohengrin a la edad de 15 años, seguido de Tannhäuser diez meses más tarde. Las óperas de Wagner hicieron un llamamiento a la imaginación llena de fantasía  del rey.
 
El 4 de mayo de 1864, Ludwig concedio a Wagner, de 51 años de edad una audiencia de una duración sin precedentes, de 1 hora y 45 minutos en el Palacio Real de Munich. Después el compositor escribió sobre su primer encuentro con Ludwig: ” …es tan guapo y sabio, conmovedor y encantador, que me temo que su vida debe desaparecer en este mundo vulgar como un sueño fugaz de los dioses.”
 
El rey fue con toda seguridad  el salvador de la carrera de Wagner. Sin Ludwig, es dudoso que las óperas de Wagner hubieran sido compuestas, y mucho menos estrenadas en el prestigioso Royal Court Theatre Munich, ahora la Bavarian State Opera House.
Un año después de reunirse con el Rey, Wagner presentó su último trabajo, Tristan und Isolde, en Munich con gran éxito. Sin embargo, el Rey  apercibido el comportamiento extravagante y escandaloso de Wagner  en la capital, se vio obligado a pedir a Wagner que abandonase la ciudad seis meses después, en diciembre de 1865.
 
Los mayores esfuerzos del prematuro reinado de Ludwig fueron la presión para tener un heredero, y las relaciones con  Prusia. 

El amor en su vida

Ludwig se comprometió con la duquesa Sophie Charlotte de Baviera, su prima y  hermana menor de su querida amiga, la emperatriz Elisabeth de Austria. El compromiso se hizo público el 22 de enero de 1867, pero después de posponer varias veces la fecha de la boda, Ludwig finalmente canceló el compromiso en octubre. Unos días antes del anuncio , Sophie había recibido una carta del rey diciéndole lo que ya sabía: “La sustancia principal de nuestra relación siempre ha sido … el notable y conmovedor destino de Richard Wagner.” Después de romper el compromiso , Ludwig escribió a su ex novia: “Mi querida Elsa! Su padre cruel nos ha desgarrado. Eternamente tuyo, Heinrich” (los nombres de Elsa y Heinrich venian de los personajes de las óperas de Wagner) Ludwig nunca se casó, pero Sophie se casó con el príncipe Fernando, duque de Alençon.

buena 22

A lo largo de su reinado, Luis tuvo una sucesión de amistades íntimas con  hombres, incluyendo a su jefe de caballería, Richard Hornig (1843-1911), el actor de teatro húngaro Josef Kainz y el cortesano Alfons Weber. Él comenzó a escribir un diario en el que registró sus pensamientos privados y sus intentos de reprimir sus deseos sexuales y permanecer fiel a su fe católica. Los Diarios originales de Ludwig de 1869 se perdieron durante la Segunda Guerra Mundial, y todo lo que queda hoy son copias de las entradas durante el 1886. Estas entradas del diario, junto con cartas privadas y otros documentos personales que sobrevivieron, muestran la lucha de toda la vida de Ludwig con su orientación sexual. (Aunque la homosexualidad no era punible en Baviera desde 1813, la unificación de Alemania en 1871, bajo la hegemonía de Prusia cambió esto). Algunos diarios anteriores han sobrevivido en el Geheimes Hausarchiv en Munich y algunos extractos, a partir de 1858, se publicaron por Evers en 1986.

Después de la creación de la Gran Alemania, Ludwig cada vez se retiró mas de la política y se dedicó a sus proyectos personales creativos, siendo los mas famosos “Sus Castillos”, en los que aprobó personalmente cada detalle de la arquitectura, la decoración y el mobiliario.

Los Castillos de Ludwig

Ludwig_II_Wappen

Ludwig era notablemente excéntrico en en su forma de actuar lo que le convirtió en un jefe del estado problemático para Baviera. No le gustaban los grandes actos públicos e intentaba evitar eventos sociales formales siempre que fuera posible, prefiriendo una vida mas recluida que le permitiera  concentrarse en diversos proyectos creativos. La última vez que presidió un desfile militar el 22 de agosto 1875 y el último banquete lo freció a la corte  el 10 de febrero 1876. Su madre había previsto dificultades para Ludwig cuando mostró su preocupación por su hijo muy introvertido y creativo que pasaba  mucho tiempo soñando despierto. Estas peculiaridades, junto con el hecho de que Ludwig no quería estar en Munich y además su deseo de participar en el gobierno de ese país a toda costa, causaron considerables tensiones con los ministros del gobierno del rey, pero no le costó popularidad entre los ciudadanos de Baviera. Al rey le gustaba viajar por el campo bávaro y charlar con los agricultores y los trabajadores que se encontraba en el camino. También se deleitaba en recompensar a aquellos que fueron hospitalarios con él durante sus viajes con espléndidos regalos. Él todavía es recordado en Baviera como Unser Kini, que significa “nuestro rey querido” en el dialecto bávaro.

Ludwig también utilizó su fortuna personal para financiar la construcción de una serie de magníficos castillos . En 1867 visitó la obra de Eugène Viollet-le-Duc en Pierrefonds y el Palacio de Versalles en Francia, así como el castillo de Wartburg cerca de Eisenach, en Turingia, que influyó en gran medida en el estilo de su construcción.  Ludwig quedó maravillado de lo que los franceses habían construido  y glorificado magníficamente su cultura (arquitectura, arte y música) y como Baviera,desgraciadamente, carecía de todo ello en comparación. Se convirtió en su sueño  lograr lo mismo para Baviera. Estos proyectos proporcionanaron empleo a cientos de obreros y artesanos locales y trajo un flujo considerable de dinero a las regiones relativamente pobres donde se construyeron sus castillos.

Historia de los origines del Castillo de Neuschwanstein 

Ludwig II, King of Bavaria since 1864, addressed the following lines to the man he so greatly admired, Richard Wagner:

buena -16 325“Tengo la intención de hacer reconstruir la vieja ruina del castillo de Hohenschwangau en el desfiladero del Pöllat al estilo auténtico de los antiguos castillos alemanes, y tengo que confesarle que me alegra mucho poder llegar a habitar allí algún día (en tres años); varias habitaciones de invitados, desde las que se disfruta de una panorámica magnífica, con el majestuoso Säuling, la cordillera del Tirol y más allá la llanura, serán acondicionadas confortablemente y con carácter acogedor; Vd. le conoce, a ese mi admirado huésped que quisiera alojar allí; el lugar es uno de los más bellos que se puedan encontrar, inaccesible y sagrado, un templo digno para el divino amigo, por el que florece la única gloria y la verdadera bendición del mundo. También encontrará reminiscencias de “Tannhäuser” (Sala de los Cantores con vistas al castillo de fondo), de “Lohengrin” (patio del castillo, corredor abierto, camino a la Capilla); en cada detalle será este castillo más bello y acogedor que el castillo de abajo, el de Hohenschwangau, que cada año se profana con la prosa de mi madre; se vengarán los profanados dioses y arriba estarán con nosotros en alturas escarpadas, envueltos en el éter.”

Casi todos los aspectos de “su” Neuschwanstein están aquí plasmados.

En 1868, Ludwig encargó los primeros planos de dos de sus edificios. El primero fue el Schloss Neuschwanstein,  una fortaleza románica espectacular con altas torres de cuento de hadas situado encima de un risco en los alpes y enfrente de la casa natal de Ludwig, el Castillo de Hohenschwangau . Este era el castillo de los caballeros medievales que sus padres habían comprado. Ludwig supuestamente había estudiado la ubicación y concibe la construcción de un castillo allí cuando todavía era un niño.

Neuschwanstein-projet 650

Diseño inicial del castillo de Neuschwanstein (Christian Jank, 1869)

Historia del la construcción

Los trabajos en el futuro emplazamiento de la edificación comenzaron en el verano de 1868, llegándose a rebajar hasta 8 metros de roca para hacer sitio a los cimientos. En junio de 1869 quedó terminada la nueva carretera de acceso. En la ceremonia de colocación de la primera piedra celebrada el 5 de septiembre de 1869, y siguiendo la tradición de Luis I, se depositaron retratos del promotor de la obra y monedas de su época de gobierno. Para la construcción se hizo uso de los medios más modernos, tanto técnicos como de los materiales. Los cimientos se hicieron con cemento, la pared esta hecha de ladrillos y  fue revestida con piedra caliza clara.

2 neu 650

Primeramente se construyó la puerta fortificada, cuya fiesta de cubrir aguas se celebró el 11 de junio de 1872, y a finales de 1873 estaba preparada para ser habitada; el piso superior serviría de vivienda durante años a Luis II. Las obras del palacio comenzaron en septiembre de 1872; el tamaño deseado posteriormente por Luis II para la Sala del Trono exigiría por motivos de estática una técnica moderna, siendo dotada de una construcción de hierro revestida. La fiesta de la cubierta de aguas tuvo lugar el 29 de enero de 1880. El equipamiento técnico y decorativo se dio por finalizado, salvo excepciones, a mediados del 1884. Luis II sólo vio su nuevo castillo en obras; las llamadas dependencias de las damas y la torre cuadrada no se erigirían hasta 1892 en una forma más sencilla.

Winter-im-Koenigswinkel-Schloss-Neuschwanstein-a23155826

buena -1 

buena - 7

neuschwanstein_bild

Decoración y técnica moderna

Ninguna otra construcción como Neuschwanstein muestra tan claramente los ideales y anhelos del rey Luis II. El castillo no era un escenario de representación real sino un lugar de retiro. Aquí se refugiaba Luis II en un mundo imaginario – en el mundo poético de la Edad Media.

Los ciclos de pinturas de Neuschwanstein se inspiraron en las óperas de Richard Wagner, a quien el rey dedicara el castillo. De modelo directo para la decoración sirvieron no las obras de Wagner, sino las mismas  sagas medievales a las que había recurrido el compositor.

Las pinturas murales del castillo tienen como tema historias de amor, culpa, penitencia y salvación. Reyes y caballeros, poetas y parejas de amantes pueblan las habitaciones. Tres figuras son de central importancia: el poeta Tannhäuser, el caballero del cisne Lohengrin y su padre, el rey del Grial Parsifal. Estos fueron los modelos y los seres espiritualmente afines a Luis II.

5 650

Otro tema principal en la decoración es el cisne. El cisne era a su vez el animal heráldico de los condes de Schwangau, de los que el rey se sentía sucesor, y el símbolo cristiano de la “pureza”, a la que Luis aspiraba profundamente.

En la concepción del castillo también jugaron su papel ideas políticas y religiosas, algo que se reconoce especialmente en la Sala del Trono. Las representaciones muestran aquí cómo se imaginaba Luis II una monarquía “por la gracia de Dios”: como mandato santo, dotado de un poder que nunca poseyó el rey bávaro.

Técnica moderna con indumentaria medieval

En Neuschwanstein la Edad media sólo era una fantasía: detrás de una apariencia antigua se escondía la técnica más avanzada y el máximo confort.

Las habitaciones del palacio, el edificio de vivienda real, se calentaban mediante una calefacción central de aire caliente. En todas las plantas se disponía de agua corriente, en la cocina incluso de agua caliente y fría. Los inodoros contaban con desagüe automático. A través de una instalación eléctrica de comunicación interna, el rey podía llamar a sus sirvientes y ayudantes. En el tercer y cuarto piso había incluso conexión telefónica. Los alimentos no tenían que subirse trabajosamente por las escaleras, pues tenían su elevador.

Ya en la edificación del Castillo se había hecho uso de los medios más modernos. Por ejemplo, las grúas se accionaban mediante máquinas de vapor, y la Sala del Trono se erigió como una construcción de acero revestida. Una particularidad de Neuschwanstein son los grandes ventanales. La fabricación de estos tamaños tan grandes aún era rara en tiempos de Luis II.

Las sagas

Los ciclos de las pinturas de Neuschwanstein se inspiraron en las óperas de Richard Wagner; sin embargo, como modelo directo para la decoración sirvieron las mismas sagas medievales a las que había recurrido el compositor.

sigurd gudrun 650 

Parzifal y Tristan and Isolde 

Tann y Lohen

El Caballero del Cisne

 erkerLa idea de una reconstrucción, característica de fines del Romanticismo, que reaparecerá en 1883 con los planes de Luis II para el castillo de Falkenstein,se enlaza con la idea de un castillo nuevo del caballero del cisne Lohengrin;su animal heráldico, el cisne, retorna al castillo del padre, Hohenschwangau, que en muchos sentidos será preparatorio del arte de Luis. El cisne había sido también el animal heráldico de los señores de Schwangau. Maximiliano II, considerándose su sucesor, adoptó su blasón. Su hijo continuó con ello; por eso el cisne también aparece de forma heráldica en Neuschwanstein, en parte en combinación con los escudos medievales del conde del Palatinado del Rin, lo que Luis II nominalmente aún era, y con el escudo real de rombos de Baviera.

Mirador del Dormitorio: vidriera de colores con los escudos de Wittelsbach, Baviera y Schwangau; tapizados de los asientos bordados con los motivos de la corona, el león, el cisne y el lirio

 

lohengrins_ankunft 2

Desde su infancia, Luis conocía muy bien la  saga de Lohengrin a través de los murales del castillo paterno. El “Lohengrin” de Wagner lo conoció el 2 de febrero de 1861 en la Ópera de la corte de Múnich, quedando absolutamente entusiasmado. De este modo, con el tiempo, Luis II llevaría a cabo en sí mismo una típica fusión romántica: la de un señor de Schwangau real con el ficticio caballero del cisne Lohengrin, pero siempre con la consciencia de monarca gobernante de Baviera.

Pintura mural “Llegada de Lohengrin” (a Brabante) de August von Heckel, 1880/81, en el Salón

 

Vestíbulo Inferior

unt_vorplatz (1)

 

 

 

 

El ciclo de las pinturas murales muestra la  saga de Sigurd de la Edda nórdica antigua, una recopilación de sagas, canciones y proverbios. La figura de Sigurd se corresponde con la del Sigfrido del Cantar de los Nibelungos. Los portales de mármol conducen por la parte oeste hacia la Sala del Trono y hacia los aposentos privados reales situados a su frente.

 

 

 

 

 

Salón del Trono

thronsaal

La lujosa sala que transmite la sensación de lugar sagrado, y tiene una enorme corona de iluminación de cuatro metros de altura, abarca el tercer y cuarto piso y toda la parte oeste del palacio.

Además de las iglesias bizantinas, principalmente sirvió de modelo la iglesia de la corte de Todos los Santos de Múnich.

En el ábside norte – en lugar del altar – debía situarse un trono, que tras la muerte del rey ya no llegaría a realizarse.

 

thronsaal_georg

 

Esta conjunción de iglesia y sala del trono ilustra el concepto de monarca que poseía Luis II: éste se veía a sí mismo no sólo como rey por la gracia de Dios, sino también como mediador entre Dios y el mundo en general. Esta idea también se encuentra reflejada en la cúpula estrellada y en el mosaico del suelo que ella cubre, donde se representa la Tierra con sus plantas y animales. Bajo la cúpula se pueden ver a algunos representantes de imperios precristianos. Las pinturas de la zona del ábside muestran a Cristo, a los doce Apóstoles y a seis reyes santos, y las pinturas murales presentan hechos de los reyes y de otros santos. La Sala del Trono, sin embargo, no estaba destinada para actos oficiales. Es una plasmación de la reivindicación de Luis II al trono.

 

San Jorge mata al dragón.pintura mural de la Sala del Trono, Waldemar Kolmsberger, 1884

 

Comedor

speisezimmer2

Tras una antesala revestida de madera de roble el visitante accede a los aposentos privados de Luis II, destinados a vivienda y trabajo. La antesala disponía ya desde 1885 de un sistema de timbres eléctrico, con el cual se podía llamar a los criados desde cualquier habitación.

Las pinturas murales del Comedor muestran escenas con Wolfram von Eschenbach y con otros minnesänger o cantores galantes y están enmarcadas por un revestimiento de madera de roble tallado en bajo relieve. En la mesa del comedor hay un centro de mármol y bronce dorado de Sigfrido luchando con el dragón. Como en todas las estancias privadas del rey, los textiles están trabajados de manera muy lujosa, aquí de seda roja con bordado en oro y orla.

 

Dormitorio

schlafzimmer

El Dormitorio del rey, al igual que en los demás castillos de Luis II, está riquísimamente decorado.

La leyenda de  Tristán e Isolda es el motivo central. Además de en los murales, ambos protagonistas se presentan en las tallas de la puerta y en las figuras de cerámica de la estufa de azulejos.

El lujoso lecho de estilo neogótico y las tapicerías de los sillones son de seda azul con aplicaciones y bordados de leones, cisnes, escudos con rombos, coronas y azucenas.

 

schlafz_wasch

 

 

El tocador es especialmente original: el grifo tiene forma de cisne plateado. Pequeños cisnes decoran el juego del lavabo compuesto por jarra, jabonera y esponjera. 

 

 

diseño de Eduard Wollenweber.

 

Capilla

La Capilla se encuentra junto al Dormitorio e igualmente fue realizado en estilo neogótico. Las pinturas murales, las cristaleras y la pintura central del altar hacen referencia a Luis IX de Francia, el santo correspondiente a la onomástica del rey Luis II.  El rey Luis XVI – un descendiente directo de Luis IX – fue el padrino de bautizo de su abuelo el rey Luis I.

kapelle 500Vestidor

ankleidezimmer (1)

La pintura del techo de carácter ilusionista del Vestidor presenta un emparrado abierto hacia el cielo, como los que se encuentran en la decoración de las salas terrenas del siglo XVIII.

 Los murales, entre los revestimientos de madera, presentan escenas de la vida y de poemas de Walther von der Vogelweide (aprox.1170-1230) y de Hans Sachs (1494-1576).

 Sobre el arco de la entrada al mirador se encuentran los bustos de ambos poetas.

Las tapicerías de los asientos y de las cortinas están realizados en seda violeta y decorados con lujosos bordados en oro: en un artístico entresijo de enredaderas y hojas está sentada una pareja de pavos reales dorados.

En el mirador está el gran joyero del rey.

 

 

Salon

wohnzimmerEn el salón, en forma de ele y separada mediante columnas, se abre una alcoba con asientos. El gran armario de madera de roble, imitando un original del Castillo de Wartburg, está decorado con escenas de poemas medievales. El programa de pinturas de este espacio está basado en la  saga de Lohengrin, con la que Luis II se identificaba especialmente debido al tema de los caballeros del Grial y al motivo del cisne.

wohnz_schwan

 

 

El cisne era también el animal heráldico del rey Luis como señor de Schwangau. De forma similar al Dormitorio, los textiles aquí también están bordados en seda azul con cisnes y azucenas.

Un gran cisne de cerámica mayólica de Villeroy & Boch servía de florero.

Gruta e invernadero

grotte

Entre el Despacho y el Salón se encuentra un espacio insólito para unas estancias privadas: una pequeña gruta.

El escenógrafo August Dirigl fue el creador de la gruta artificial, que podía ser iluminada en diferentes colores y originalmente poseía una cascada. Debía evocar el Monte de Venus de la saga de Tannhäuser.

Desde la gruta se accedía al invernadero a través de una puerta de cristal corrediza inserta en la “roca”. 

Sus enormes ventanales ofrecen una amplia panorámica de la región prealpina.

La fuente que presenta el invernadero estaba destinada realmente a la sala morisca del segundo piso del castillo, que no llegaría a realizarse.

 

Study

arbeitszimmer

 

 

Las pinturas murales presentan  la saga de Tannhäuser.

Al igual que en la ópera homónima de Wagner se asocia al torneo de cantores del Castillo de Wartburg. 
El rey trabajaba en la gran mesa central, en la que todavía se puede ver su escribanía. 
En el armario se guardaban los planos del Castillo y los bocetos de Neuschwanstein. 
Las vigas y ménsulas del techo han sido talladas muy ricamente.

 

 

 

 

Antesala o sala de los Ayudantes

vorzimmer-r11

 

 

 

 

La Antesala o Sala de los Ayudantes está revestida de madera de roble y aparte de mesa, sillas y una estufa de azulejos está dotada de una tumbona para los periodos de espera nocturnos.

 

 

 

 

 

Vestíbulo superior

gudrun 2

Desde el Vestíbulo del cuarto piso se accede por la parte oeste, a través de un portal de mármol, a la tribuna de la Sala del Trono; y por la parte este, a través de dos portales de mármol, a la Sala de los Cantores. 

Las pinturas murales ilustran la saga de Gudrun de la Edda nórdica antigua, la continuación de la  saga de Sigurd.

 

Sala de los Cantores

10 a

La Sala de los Cantores fue el proyecto predilecto del rey y, junto a la Sala del Trono, era la principal estancia del Castillo. Abarca todo el cuarto piso de la parte este del palacio. En ella se han unido dos estancias históricas del Castillo de Wartburg: el Salón de Fiestas y la Sala de los Cantores. En la Sala de los Cantores de Wartburg supuestamente tuvo lugar el famoso torneo de cantores, tema tratado también en la ópera “Tannhäuser” de Richard Wagner. Luis II visitó el Castillo de Wartburg en el año 1867 a instancias de Wagner.

En la parte estrecha oeste se encuentra la tribuna de los cantores, separada del resto por medio de tres arcos con columnas; en la parte superior hay una pequeña tribuna más pequeña. En el programa de las pinturas de la sala no predomina la competición de los cantores, sino que se centra en la  saga de Parsifal y el Santo Grial. La tribuna inferior en forma de escenario está decorada con un bosque, el bosque sagrado del Castillo del Grial. El hijo de Parsifal es Lohengrin, el caballero cisne, con el que se cierra la serie de pinturas. El artesonado, de gran altura, reproduce los signos del zodiaco.

 

parzival02

En esta sala nunca tuvieron lugar grandes banquetes o conciertos de música: Luis II creó aquí un monumento a la cultura caballeresca medieval y al mundo de las sagas. Tannhäuser, Parsifal y Lohengrin fueron figuras con las que el rey se identificaba ya desde su juventud.

En la parte larga norte se montó una tribuna. Sus ménsulas muestran a Flayetanis y Kyot, redactor y traductor respectivamente de la saga del Grial. 

El muro portante de la tribuna separa un pasillo cuyo artesonado polícromo muestra cintas con los nombres de losminnesänger, o trovadores. 

En el muro de las ventanas situado enfrente, las ménsulas talladas portan adornos figurados y simbólicos relacionados con la saga de Parsifal: por ejemplo, el Lucifer alado, que en su caída pierde una piedra preciosa de su corona, de la cual posteriormente se fabricará el Santo Grial.

 

Lucha de Parsifal con el caballero rojo. 

Pintura mural de la Sala de los Cantores, August Spiess, 1883/84

 

Cocina

kueche

La Cocina fue equipada con la técnica más avanzada de la época. 

Se equipó con un gran fogón y un aparador, un asador de pinchos grande y otro pequeño, una parrilla empotrada con un dispositivo para calentar los platos, un horno, un mortero y una pecera.

Le sigue una alacena con un armario empotrado para la vajilla y un despacho acristalado para el jefe de cocina, y el fregadero.

 

Su mundo de Fantasía

Luis II estaba convencido de la idea de una monarquía santa por la gracia de Dios. En realidad él era un monarca constitucional, un dirigente estatal con derechos y deberes y poca libertad de movimientos. Por ello construyó su universo paralelo, su fantástico mundo aparte, en el que – lejos de la realidad – podía sentirse como un verdadero rey. Desde más o menos el año 1875 vivía de noche y dormía durante el día.

Ya desde el año 1868 habían surgido bocetos ideales creados por escenógrafos de un “Nuevo Castillo de Hohenschwangau”, más arriba del apacible castillo de Hohenschwangau de su padre, y de un “Palacio bizantino” y de una copia de Versalles. Desde el comienzo su universo paralelo trascendía las épocas.El “Nuevo Castillo” (posteriormente llamado Neuschwanstein), transportaba al imperio cristiano medieval; el nuevo Versailles, construido desde 1878 en el lago de Herrenchiemsee, rememoraba el absolutismo barroco de los Borbones como reyes de Francia. Linderhof, en el valle de Graswang, se convertiría desde 1869 en un lugar de encuentro para las ilusiones de las más diversas procedencias, sustentadas por la técnica más moderna.

La técnica más avanzada se utilizaba en los fantásticos carruajes y trineos, en los cuales el rey se desplazaba por la noche, a veces incluso con trajes históricos.

nochePaseo nocturno en trineo de Luis II.R. Wenig, Múnich, sobre 1885/86

Al contrario que sus estancias en las montañas, las de Múnich se fueron haciendo cada vez más cortas. Para mantener vivo su universo paralelo le ayudaban las “representaciones privadas” en el teatro de la corte de Múnich, representaciones de teatro y operísticas privadas, sólo para el rey.

Neuschwanstein es un símbolo global de la época del Romanticismo. El palacio sirvió de modelo para el castillo de la Bella Durmiente de Disneyland y se convirtió en el escenario de  películas como las de Helmut Käutner Ludwig II (1955) y Ludwig de Luchino Visconti (1972)

buena -9

El misterio de Ludwig es el de un hombre sensible, irrealista y romántico, al que le tocó un papel equivocado en una obra en la que no quería actuar

 foto firma

 

Go Back

Publicidad

Creación diseño web